DECALOGO ATRIBUIDO A LA DIRECCIÓN GENERAL DE POLICIA DE SEATTLE (USA) ACERCA DE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
“Y cuando vuestro hijo sea ya un desastre, proclamad que nunca pudisteis hacer nada por él”.